Yoga para niños con autismo

beneficios del yoga

El yoga está creciendo en popularidad en todo el mundo como una terapia complementaria para los niños con necesidades especiales y autismo, con el aumento del número de escuelas y padres que participan en programas que están surgiendo en todo el mundo, además de los beneficios que están generalmente asociados con el yoga, los niños autistas también experimentan una reducción de dolor, la agresión, la ansiedad, los comportamientos obsesivos y las actividades de estimulación. Aparte de que los niños también están teniendo más éxito haciendo nuevos amigos y regulando las emociones.

El yoga para niños con necesidades especiales

terapia niños especiales

El yoga está creciendo en popularidad como terapia complementaria para niños con necesidades especiales y autismo y Louise Goldberg, la famosa autora del libro que se titula “Terapia de Yoga para para Niños con Autismo y Necesidades Especiales”, también tiene experiencia de primera mano al presenciar los enormes beneficios de los niños en la experiencia del espectro autista al practicar yoga. En 1981, Goldberg y una compañera fueron invitados a enseñar una clase de demostración para maestros en un hospital residencial para niños con trastornos emocionales y de conducta severa.

Decía que ambos eran profesores de yoga bastante nuevos, pero ver a los niños muchos de los cuales estaban extremadamente ansiosos, separados del resto o enfadados, fue una revelación. Les sorprendió la forma en que el yoga fue eficaz con estos niños y cuánto lo disfrutaron.

Los niños que tienen autismo suelen tener experiencias sensoriales muy diferentes de otras personas y estas respuestas a menudo hacen que sus cuerpos se queden atrapados en modo de lucha o congelación que desvían la sangre de los órganos digestivos hacia los músculos esqueléticos. Esto produce una digestión interrumpida, aumento de la frecuencia cardiaca y respiración superficial y todo esto provoca ansiedad.

Goldberg explica que tuvo un estudiante, un niño pequeño que estaba muy ansioso por si el autobús escolar llegaba tarde. Su madre lo llevaba a la escuela todos los días y un día lo vio acostado en el asiento trasero del coche y ella le preguntó si estaba enfermo, a lo que él respondió que no, que estaba relajado. La madre dijo que nunca lo había visto tan tranquilo y todo fue por el shavasana, ya que practicando shavasana, fue capaz de auto-regular y calmar sus emociones.

El yoga ayuda a los niños que sufren de autismo

niños autistas

Los educadores de autismo a menudo destacan la importancia de las prácticas de visualización, por lo que Goldberg diseñó el programa Stop and Relax, que utiliza más de 50 tarjetas de referencia para ayudar a los niños a visualizar la pose que se supone que deben toman y a través de esta visualización, son capaces de imitar y modelar con éxito acciones y posturas físicas que no hubieran podido previamente.

El especialista explica que algunos de los niños no hablan, no tienen lenguaje, pero pueden mirar una tarjeta visual y responder. Algunos niños también tienen dificultad para participar, incluso si pueden lograr oraciones fluidas y pueden realizar la planificación motora. Sin embargo, no tienen el tipo de habilidades de planeación motriz como ir del punto A al punto B al punto C, pero al ver la señal visual, de alguna manera desencadena algo en su cerebro y pueden reproducirlo.

Cuando Goldberg comenzó a impartir clases de yoga especializadas, recibió cierta resistencia de los padres y las escuelas, ya que algunas personas no se sentían cómodas con la palabra yoga“.

Este programa se puede aplicar a todos los niños y niñas de todas las edades, porque es otra forma de movimiento que implica el ejercicio, la atención y la respiración. Goldberg le colocó el nombre de relajación curativa y tomó posturas de yoga y las aplicó a los retos que los niños tienen en la escuela como en la vida cotidiana, este es un programa que se puede practicar con los niños de todas las edades porque es una forma de movimiento.

La idea es que cuando estamos impartiendo la clase de yoga, no debemos usar nombres sánscritos, es decir, no lo llamamos la postura de oración, lo llamamos la pose del árbol, como viparita shalabhasana, que es la pose de Superman. Goldberg cree que los niños se benefician de la práctica del yoga en las clases de la escuela. Dice con una sonrisa que hace diez años, cuando estaba enseñando en una escuela, tuvo la oportunidad de entrar en todas las clases que tenían un niño con autismo y enseñó a todo el grupo a disfrutar de los beneficios del yoga.

Los niños necesitan pausas cada 15 minutos

Si se supera ese tiempo, no se produce ningún aprendizaje, lo que conduce a la frustración de los niños y de la persona que imparte la terapia.

Goldberg está de acuerdo y cree que el yoga proporciona el antídoto perfecto, con sólo mantener una pose por un minuto, mientras se está sentado o de pie junto al escritorio y el aprendizaje puede continuar sin que los profesores tengan que disciplinar a los niños para el resto de la lección.

 

AUTORA: Lurdes Sarmiento redactora en la gran familia de hermandadblanca.org

TRADUCCIÓN: Lurdes Sarmiento

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s